TRIVIALTECH REDOBLA SU APUESTA PARA EL DESARROLLO Y PRODUCCIÓN LOCAL DE LUMINARIAS LED

Megavatios visitó Trivialtech, empresa argentina dedicada al diseño, fabricación y comercialización de luminarias LED de alta potencia, para alumbrado público, urbano, industrial y comercial. Hablamos de inversiones y optimización de procesos para mejorar la competitividad, sistemas de tele medición y los aportes de la empresa para la eficiencia energética y la sustentabilidad. También de responsabilidad social empresaria. Los invitamos a conocer su visión.

Para conocer la actualidad y evolución de la compañía, entrevistamos a José Tamborenea, uno de los socios de Trivialtech y flamante presidente de CADIEEL (Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas) “Partimos de un desafío: el reemplazo del alumbrado público en nuestro país por fuentes más eficientes, obviamente hablamos de LED. A partir de un requerimiento de CADIEEL y el Ministerio de Producción, especialistas del INTI realizaron -hace un par de años- un relevamiento y concluyeron que  existe un potencial de producción nacional suficiente para el reemplazo local del alumbrado público por esta tecnología. Nos propusimos un plan de negocios exigente, que implica una importante inversión, no sólo en la planta productiva -que  pasó de un garaje, a 700 m2 y actualmente a más de 2400- si no en la evolución de todo nuestro sistema y procesos de producción, equipamiento, nuevos laboratorios de ensayos,

investigación y desarrollo y certificaciones tanto de productos (CM05) como de procesos de laempresa (ISO 9001)” “En cuanto al proceso de producción hemos reemplazado el método tradicional de fabricación (denominado “de tierra”) por moldes de inyección de aluminio que nos permitió bajar costos de materia prima y componentes y una mayor producción. Para dar un ejemplo, en la línea de iluminación urbana invertimos u$S 300 mil y otros 180 mil en la línea de domos y farolas, solo en matricería” detalla José. Muestra de ello es el nivel de producción alcanzada: en sus inicios esta PyME fabricaba 30 artefactos por mes, alcanzando hoy una capacidad de 5.000 en el mismo período.

“Otra inversión también clave fue la automatización del proceso de fabricación de placas. Un robot de alta performance que coloca 20 mil piezas por hora (6 por segundo) luego que la placa fue impresa por una impresora automática de estaño, terminadas a través de un horno de 4 ciclos completos y cortadas mediante equipos CNC programados. Controlar esta parte del proceso nos permite escalar los ritmos de producción”.

A su vez, el sector que plasma la evolución de la empresa es en su laboratorio electromecánico –donde se realizan todos los ensayos de eficiencia- y los bancos de pruebas de las luminarias. “Allí buscamos las mejores curvas de corte, contrastando la cantidad de luz obtenida versus la cantidad de energía entregada. Además investigamos sobre el resto de las tecnologías disponibles en el mercado y realizamos un mapeo de innovaciones para seguir desarrollando las prestaciones de nuestros productos. En estos momentos estamos analizando 6 lentes especiales para góndolas de supermercados, que permiten un mejor flujo hacia la góndola y a su vez aprovecha el restante para iluminar los pasillos. El montaje del laboratorio implicó una inversión de más de $10M.

Es único en el país a nivel de empresa, y está a la altura de los instalados en instituciones como son el INTI, la Universidad Nacional de Tucumán, el SIC y Lenor. Es un gran orgullo para nosotros”.

Todo el proceso productivo está trackeado y digitalizado a través de su código de barra. En el final de línea se levantan los datos, para identificar tipología del producto, su distribución lumínica y todas las

características de seguridad eléctrica. Luego se realizan los ensayos correspondientes, midiendo corrientes de fuga, arco voltaico, protección dieléctrica y la correcta puesta a tierra. “El objetivo es que el 100% de los productos sea testeado”, menciona Tamborenea.

Un emprendimiento a destacar es la creación de un sistema de telegestión para luminarias de alumbrado público. “A través un esfuerzo mancomunado con CADIEEL desarrollamos un protocolo abierto de telegestión que permite controlar prácticamente luminarias de todas las marcas, evitando así que las empresas y/o municipios queden presas de cualquier monopolio. Además de las operaciones básicas de encendido/apagado, medición de fallas y consumo a través de fotocélulas, se puede agregar sensores que permiten medir humedad, presión atmosférica, flujo de tráfico, etc. De esta manera se sientan las bases para avanzar a lo que se llama Smart cities (ciudades inteligentes) optimizando sistemas de gestión y recolección de datos para la mejora permanente”, nos comenta.

Respecto al compromiso comercial resalta “No comercializamos luminarias. Entregamos productos que cumplan con las expectativas lumínicas programadas, o sea cantidad de lux sobre un plano de trabajo o calzada y garantizamos ese ratio a través del tiempo. Si modelamos para 300 lux y luego de instalado los resultados dan 250, nos hacemos cargo de colocar las luminarias faltantes hasta alcanzar lo programado” y agrega “conociendo la debilidad de las redes en nuestro país, sabemos que es común encontrar distorsiones / ruidos eléctricos o picos de tensión. Para ello desarrollamos filtros adecuados que se incorporan en las luminarias para garantizar su vida útil”.

El “plan” Trivialtech también tiene un ojo puesto en las futuras generaciones. Al respecto nos cuenta José “Hace algunos años apadrinamos a la Escuela Técnica N1 de San Martín, en un programa llamado “Jornadas de primer comienzo”. Los chicos realizan prácticas profesionales en nuestro taller -200 horas- en 6 tareas diferentes. Les permite salir al mercado con experiencia práctica real. Este año pasaran 12 alumnos y dependiendo de la situación del mercado muy probablemente algunos pasen a formar parte de nuestro equipo”. Además nos mencionó una práctica novedosa: “No sólo abrimos nuestra empresa a estas experiencias sino que nos involucramos directamente con las escuelas. Hemos ido en persona a colaborar con las tareas de mejora del instituto,

junto a autoridades del Municipio de San Martín y Mariana Fioroni Responsable de RSE, integrándonos a la comunidad educativa. Esto permite un diálogo diferente con los chicos, acorta fuertemente las distancias”.

Para finalizar quisimos destacar un mensaje. “Como verán es muy fuerte el esfuerzo que hacemos las PyMEs fabricantes de este país. En el caso del clúster de fabricantes de luminarias somos unas 25 empresas que hemos invertido más de u$S 80M involucrando a 1800 puestos de trabajo directos. Estamos convencidos que este es el camino pero para ello es necesario contar con reglas claras y equidad para competir con productos que son subsidiados en origen. Los cambios abruptos de condiciones destruyen estos esfuerzos e inversiones a largo plazo. Debemos ser serios como país”, concluye José Tamborenea. Desde Megavatios seguiremos de cerca estas experiencias, dando la difusión que claramente merecen.

 

Más iinformación: www.trivialtech.com.ar