Tableros eléctricos de automatización: tipos, aplicaciones y ventajas

Un tablero eléctrico de automatización permite albergar diferentes dispositivos eléctricos o electrónicos que energicen cargas, tales como motores, generadores o máquinas de procesos, es decir, todo aquello que se necesita para controlar el funcionamiento de las máquinas industriales.

Tableros eléctricos

Están constituidos por equipos electromagnéticos como relés auxiliares, contadores, temporizadores electrónicos y temporizadores neumáticos, entre otros. Asimismo, por su constitución y construcción, los tableros eléctricos deben ser montados en lugares de fácil acceso, secos, con cierto grado de ventilación, bien iluminados y que permitan la realización de tareas de mantenimiento y reparación en forma segura y cómoda. En cuanto a las distancias mínimas, se puede decir que si el tablero tiene acceso solo por el frente se deberá dejar un espacio mínimo de un metro. En cambio, si tiene ingreso por el frente y por la parte trasera, se deberá dejar para esta última una distancia mínima de 0,7 m.

Entre las ventajas de los tableros, se destacan las siguientes:

• La totalidad de sus componentes se pueden adquirir fácilmente.

• Su estudio, fabricación e instalación son muy difundidos desde hace décadas en universidades, institutos y escuelas técnicas.

• La adaptación al tablero de los responsables de su mantenimiento es rápida.

• Existe una gran cantidad de material de consulta, como libros, revistas y catálogos para aprender sobre ellos, y su lógica de funcionamiento resulta sencilla.

Controles de automatización

Si bien las ventajas son amplias, hay que tener en consideración lo siguiente:

• El costo de los tableros es alto, incrementándose de acuerdo con el tamaño del proceso a automatizar.

• Generalmente ocupan mucho espacio.

• Requieren mantenimiento periódico, debido a que gran parte de sus componentes están constituidos por piezas móviles sujetas a desgaste.

• Cuando se origina una falla es muy laboriosa su ubicación y reparación.

• Solo se los puede utilizar para una determinada aplicación.

• Con el tiempo disminuye su disponibilidad, debido al incremento de la probabilidad de fallas.

• En tableros grandes el consumo de energía es alto.

• No existe una comunicación directa entre todos sus componentes, por eso es necesario hacer varias modificaciones que implican adquirir equipos de interfaces que elevan su costo.

Mantenimiento y armado

Al momento de ensamblar un tablero eléctrico hay que considerar varios detalles; por ejemplo, utilizar componentes de calidad y bien dimensionados, buscar la medida correcta del tablero, y no cometer un error en el diseño del circuito eléctrico.

Cuando se tiene una bornera o un conjunto de borneras, y se conecta un cable, en cada conexión hay que verificar que la totalidad del cable haya calzado bien en la bornera correspondiente. También, hay que poner mucha atención en que no queden alambres fuera de lugar ya que estos luego podrían hacer contacto con otra bornera, o con otra parte del tablero. Además, hay que verificar con una pinza de punta si cada conexión está lo suficientemente ajustada.

Por otra parte, antes de conectar cada componente eléctrico, es preciso controlar que el voltaje entregado por el transformador sea el correcto. Incluso, hay que tener cuidado con los falsos contactos, porque pueden provocar serios inconvenientes. Para evitarlos, tras armar el tablero hay que comprobar todas las conexiones, debido a que estas se amoldan al terminal conectado, y lo que antes aparentemente estaba justo, luego puede desajustarse, requiriendo un pequeño ajuste extra.

La prolijidad es algo muy importante. Los cables tienen que tener el largo justo y hay que colocarlos dentro del cablecanal sin permitir que se formen dobleces ya que si esto sucede se complica la comprobación de errores, además, estéticamente no se ve bien.

Tablero eléctrico portatil

Tipos y aplicaciones

De acuerdo a su ubicación en la instalación eléctrica, los tableros eléctricos se clasifican de la siguiente manera:

• Tablero principal de distribución: este tablero está conectado a la línea eléctrica principal y de él se derivan los circuitos secundarios. Este tablero contiene el interruptor principal.

• Tableros secundarios de distribución: son alimentados directamente por el tablero principal. Son auxiliares en la protección y operación de subalimentadores.

• Tableros de paso: tienen la finalidad de proteger derivaciones que por su capacidad no pueden ser directamente conectadas alimentadores o subalimentadores. Para llevar a cabo esta protección cuentan con fusibles.

• Gabinete individual del medidor: Este recibe directamente el circuito de alimentación y en él está el medidor de energía desde el cual se desprende el circuito principal.

• Tableros de comando: contienen dispositivos de seguridad y maniobra.

Por otro lado, los tableros eléctricos tienen, según el uso de la energía eléctrica, las siguientes aplicaciones: en centros de control de motores; en subestaciones; en alumbrado; en centros de carga o de uso residencial; en tableros de distribución; en celdas de seccionamiento; en centros de distribución de potencia; y en centros de fuerza.

Más información: www.elecsanmartin.com

Ver también:

Cuatro décadas cooperando con energía y decisión

EL SISTEMA DE RECARGA PARA VEHÍCULOS ELÉCTRICOS