Soluciones de Hager para optimizar su consumo de energía

La presente nota describe las soluciones de Hager en la gestión de la energía para todos sus edificios, de acuerdo con las nuevas normativas. También presenta sus soluciones para ayudarle a crear edificios cada vez más eficientes, en beneficio de sus ocupantes y de futuras generaciones.

l elevar la conciencia global, el Protocolo de Kyoto ha tenido un impacto en todo el mundo. Como resultado, han surgido las normas térmicas para la construcción. Hager, como proveedor de soluciones para el manejo y control de la energía, está plenamente involucrada en el quid de esta cuestión. Sus productos y experiencia en tecnología, su papel de interfaz entre los distintos actores, directores de proyectos y entidades de contratación, así como su capacidad para diseñar soluciones que satisfagan las necesidades de los usuarios, lo convierten en un protagonista en el mercado de la gestión de la energía.

Eficiencia energética ¿para qué sirve?

Durante la Conferencia sobre el Cambio Climático en Doha, Qatar, celebrado en 2012, las Naciones Unidas se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre los años 2013 y 2020, hasta un nivel de 18% por debajo de los niveles de 1990. Hoy, los edificios representan el 40% del consumo total de energía primaria. Para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles en los próximos años, es necesario no sólo encontrar energías alternativas, sino sobre todo limitar nuestro consumo de energía.

La iluminación
representa hasta el 40% del consumo eléctrico en las oficinas. Al cabo de un año, 10 minutos de iluminación
innecesaria, 3 veces al día, es el equivalente a
5 días de iluminación continua.

Esta idea, considerada hace unos años como una preocupación ambiental, se está convirtiendo de forma evidente en un problema económico. La inversión inicial en los edificios representa menos del 20% de los costeos a largo plazo. Los principales costos a largo plazo están relacionados con la operación y el mantenimiento de los edificios, y el consumo de energía representa una gran parte del costo de operación.

Cada vez más, los institutos de diseño están considerando hoy en día los costos globales del ciclo de vida, para diseñar y construir edificios de alto rendimiento. La detección, la automatización, la visualización… Esta nota presenta las soluciones de Hager para apoyar y motivar al dueño y al usuario del edificio para ahorrar energía… ¡y por lo tanto, dinero!

Punto de partida: La medición

Antes de implementar un plan de acción para ahorrar, tómese el tiempo necesario para identificar los elementos que consumen más energía. Las campañas de medición proporcionan un análisis preciso del consumo de energía y, como tal, también proporcionan la respuesta apropiada.

¿Por qué se debe medir la energía?

En un momento en que la energía escasea y es más cara, la reducción de gastos innecesarios se ha convertido en una prioridad real. Existe pues una necesidad de identificar cualquier uso excesivo, o fallos operativos, en todo el edificio, y tomar medidas correctoras, abordando cada área una a una.

De esta forma, el consumo puede controlarse de cerca en cada área, para identificar las necesidades reales, las posibles fuentes de ahorro, y para ayudar a que se tomen las decisiones correctas sobre la eficiencia energética.

Principal factor: gestión de la iluminación

La iluminación es una fuente de confort para los usuarios, pero también es un gasto importante: dos buenas razones para controlar la situación y lograr ahorros de energía. Los requisitos de los reglamentos de construcción sobre la térmica han dado lugar a mejoras significativas en el aislamiento de edificios, lo que ha redundado en un menor consumo de energía para la calefacción y el aire acondicionado. En consecuencia, la iluminación (con un 26% del consumo de promedio) es una preocupación principal en los edificios comerciales.

Algunos tips básicos:

Hay varias alternativas que vale la pena explorar para mantener los costos operativos bajo control y reducir el consumo.
– Uso de luces electrónicas para el confort (fuente de luz eficiente, calidad de la luz, sin deslumbramiento)
– Encendido de la iluminación en el momento justo: encendido de la luz sólo cuando es necesario, y apagado automático cuando no hay nadie en la habitación, o cuando hay suficiente luz. En este caso, la instalación de detectores de presencia es una opción interesante.
– Utilizar la iluminación de manera más eficiente, mientras se mantiene un nivel óptimo de confort y un ambiente agra-dable. Pueden utilizarse dispositivos técnicos para variar el nivel de iluminación en función de las necesidades: atenuadores, detectores, mandos a distancia.
– Identificar las diferentes necesidades de iluminación: áreas de tránsito altamente frecuentadas, horas de trabajo, iluminación natural.

Más información: www.hgr.com.ar

 

Ver tambien:

Así mejorará el consumo de energía con la Inteligencia Artificial

Soluciones diseñadas para iluminación urbana e industrial