SEGUNDO ENCUENTRO NACIONAL SOBRE GENERACIÓN ELÉCTRICA DISTRIBUIDA MEDIANTE ENERGÍAS RENOVABLES

En el marco del evento Expo Renovable 2018, actividad realizada durante la “Semana Sustentable” en la ciudad de Córdoba, se presentaron una serie de exposiciones para debatir sobre el futuro de la distribución eléctrica, las redes inteligentes y el nuevo rol que tengan que asumir las grandes, medianas y pequeñas empresas del sector.

Generación Distribuida

Durante el Segundo Encuentro Nacional sobre Generación Eléctrica Distribuida mediante Energías Renovables, llevado a cabo en Córdoba, se realizaron varias mesas de debate, cada una con un tema distinto. La primera se trató acerca del impacto de la generación distribuida en las economías regionales, en donde destacaron temas como la necesidad de que los gobiernos provinciales se adhieran a la ley de generación distribuida; también, el compromiso de construir una industria de energías renovables que también produzca los insumos que se requieren para la elaboración de cada dispositivo y evitar importarlos; la aceptación -o no- de Waste-to-energy como energía limpia; y si las energías renovables eran una política de Estado o un plan de gobierno.

Para esta primera mesa de discusión, estuvieron como expositores Damián Bleger -abogado especialista en energía, fue el responsable del área de Energías Renovables de la provincia de Santa Fe, durante seis años-, Juan Carlos Villalonga -diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, impulsor de la ley 27.424 del Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energías Renovables integrada a la Red Eléctrica Pública-, Horacio Pinasco -presidente de Tecnored Consultores-, y Roque Pedace -investigador y profesor de la Universidad de Buenos Aires del Programa Interdisciplinario sobre Cambio Climático-.

Impacto de la generación distribuida

Una vez iniciado el debate, el primero en exponer su postura fue Bleger, quien empezó con una reflexión acerca de que Argentina debe considerarse como un país industrial, porque: “Hace cien años estamos en la industria del petróleo, tenemos industria automotriz -mientras hay otros países del primer mundo que no la tienen-, tenemos una industrialización de la maquinaria agrícola -una de las más importantes a nivel global-, tenemos industria aeronáutica acá en Córdoba, tenemos industria alimenticia, minera y muchas más”.

Bleger dijo que uno de los principales problemas que se genera por no producir estos insumos localmente, es la fuga de divisas, ya que -para él- Argentina es un país que piensa en dólar. Pero, que si en el país se logra hacer gran parte de esos insumos, que son necesarios para desarrollar los proyectos, va a haber un resultado positivo en la macroeconomía nacional. “No vamos a necesitar importar tantos dólares para poder comprar tantos productos necesarios para desarrollar estos proyectos”, indicó.

Córdoba

Una vez finalizada su intervención, Bleger dio paso al diputado Villalonga, quien, de entrada, marcó que los clientes ideales de la energía distribuida son las pymes y el sector rural por tres razones. La primera, porque son los que tienen mayor conocimiento sobre los cálculos de amortización y cómo pedir un crédito para comprar maquinaria, y tiene capacidad de inversión. Segundo, tiene la motivación de bajar los costos energéticos de su producción. Y, finalmente, tiene espacio suficiente para instalar un panel solar.

Para sustentar este planteamiento, Villalonga expuso el caso de lo que sucede con la industria olivícola en La Rioja, en donde su sistema de riego se alimenta de aguas subterráneas de pozos que se encuentran a 200 metros de profundidad, por lo que tiene una gran dependencia eléctrica por el bombeo. “El costo energético y su costo de producción estaba alrededor de un ocho por ciento, hoy es del 40 por ciento. Esto quiere decir que, del valor de una aceituna, el cuarenta por ciento es destinado a pagar la electricidad”, señaló y agregó: “Es por eso que están todos haciendo cuentas para invertir en generación fotovoltaica, ya que ellos tienen una etapa de enorme consumo y otra de muy bajo consumo, con lo que van a tener grandes excedentes”.

El caso de La Rioja no es una excepción a lo que sucede en las demás provincias con otros sectores industriales, por lo que -de acuerdo con el diputado- habrá gran cantidad de usuarios que van a ver a la ley de generación distribuida como un apoyo a la producción. “Dejó de ser una ley puramente de renovables, está dentro de un paquete de leyes que tratan de dar algún apoyo al sector pyme”, afirmó el diputado.

Es por esto último que Villalonga asegura que es fundamental que los gobiernos provinciales adopten esta ley y se adhieran a ella, para que las empresas puedan tener los beneficios que esta conlleva: “Las provincias ponen ciertas resistencias. Es claro que la ley tiene que equilibrar dos focos: uno, el interés nacional para el desarrollo de la energía distribuida, y el hecho de que el derecho del usuario se ejerce en un ámbito donde se resuelve con la distribuidora, y ese es un ámbito de jurisdicción provincial”.

Energía limpia

Y, para lograr la adhesión, hay que enfocarse en dos puntos: ordenar la política y motivar al sector productivo. Mediante esto último, es que se va a presionar a los gobiernos provinciales para que acepten la necesidad de la ley. “Ordenar la política es que la política entienda y no suceda como en Entre Ríos, donde sacaron una ley que era prácticamente un espejo de la ley nacional, con lo cual, duplicaba el cien por cien de los mecanismos de la ley, y, por supuesto, sin dar ningún beneficio, y sin adherir. En la peor ecuación”.

Uno de los beneficios principales de esta ley nacional es que, la venta de energía que el usuario le haga a la distribuidora, esté exenta de IVA y de otro tipo de impuestos. Además, esa venta no se va a transformar en una transacción comercial, lo que desnaturaliza el ser del usuario.

Por otro lado, Villalonga también dio su opinión acerca de Waste-to-energy como una forma de energía limpia. “Yo creo que la ley de renovables pone un estándar muy alto para que los beneficiarios de esa ley, y ese porcentaje al cual está obligado el Estado argentino, sean energías renovables con una calificación de limpias y de bajo impacto. Waste-to-energy en realidad no es renovable, ya que está basada en la quema de materiales que son no renovables”.

Y continuó diciendo que para la ley 26.190, aprobada en 2006, se decidió tomar íntegramente la lista de energías que se habían considerado limpias para ser beneficiarias de uno de los mecanismos de los protocolos de Kioto.

Semana Sustentable

Por su parte, Pinasco defendió esta tecnología y argumentó que en el país ya existen plantas que se dedican a la producción de biogás a partir de residuos. “De hecho, los RenovAr están aprobados con plantas de biogás a partir de residuos orgánicos domiciliarios de los hogares de todos”. Aunque el principal limitante es que esa conversión tiene un alto costo.

Finalmente, el último punto que tocaron los participantes de esta mesa de debate fue acerca de la vulnerabilidad política de las energías renovables y si son un plan de Gobierno o de Estado.

Según Villalonga, a través de los programas RenovAr, se logró proteger a las energías renovables de la inestabilidad de la economía argentina, y que, aunque las considera como un plan de Gobierno, ningún gobernante -del partido político que sea- podrá imponerles su sello, pero no tomar decisiones que perjudiquen en demasía al sector. “Con las renovables, mientras fue una hipótesis, y mientras fue un tema de entusiastas y de algunos emprendedores, nos podrían pasar por encima con cualquier decisión. Hoy día, logramos cierta magnitud y hay una gran cantidad de empleos, y a mí me da la sensación de que estamos pasando a ser un sector realmente existente, como el automotriz”, destacó.

En cuanto a esto, Bleger estuvo en concordancia con el diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, y agregó que “en una sociedad, siempre, el que tiene que dar el primer paso es el Gobierno”, haciendo referencia a que en los edificios oficiales se deberían instalar paneles solares para disminuir el consumo. “Las renovables tienen un buen futuro, porque son políticamente correctas”.

Aspectos técnicos

Para la segunda mesa de debate, que trató los aspectos técnicos -límites de penetración, intermitencia, entre otros-, estuvo compuesta por Jorge Siryi -ingeniero electricista con más de veinte años de experiencia en la operación y despacho de sistemas eléctricos de potencia, y responsable del área de energías renovables e integración y despacho de Cammesa-, Germán Lorenzón -jefe de área de planificación de la Empresa Provincial de Energía (EPE) de la provincia de Santa Fe-, Claudio Damiano -ingeniero electricista quien trabaja en el ENRE (Ente Nacional de Reguladores de la Electricidad) como coordinador del grupo de energías renovables y generación distribuida-, y Juan Carlos Gómez Targarona -integrante de la Comisión de generación distribuida y redes inteligente del Comité de Energías de Córdoba (CEC)-.

ENRE

El primero en iniciar fue Siryi, quien expuso cómo se podría afrontar los cambios climáticos que puedan afectar a las energías eólica y solar, ya que la generación a partir de esas fuentes puede variar entre un 2 y un 40 por ciento, dependiendo del clima que haya en cada momento. “Lo vamos a atender con pronósticos de generación, previsibilidad y con regulación automática”, dijo.

“Nuestra generación es bastante predecible, pero la principal incertidumbre está en la demanda, la cantidad que tenemos que cubrir, que se suma a la variabilidad de la generación eólica y solar. Además, se debe adecuar el despacho a esta variabilidad, y minimizar el costo de operación, aprovechar toda la energía renovable en todos los momentos haciendo una adecuación que no implique restringir generación renovable”, añadió.

Luego, fue el turno de Lorenzón, quien habló acerca de las dos líneas de trabajo que están llevando a cabo la Secretaría de Energía de Santa Fe en conjunto con la EPE. La primera apunta a usuarios finales, que cuenta, a su vez, con dos planes: el primero, que se encuentra en marcha, es el de Prosumidores, que considera únicamente a las pequeñas demandas urbanas y rurales; en cambio, el segundo plan, Prosumidores 2020, cuenta con una ampliación a los posibles prosumidores a todos los usuarios de la empresa, inclusive a grandes usuarios.

Redes eléctricas

Por su parte, Gómez Targarona apuntó a adquirir y aceptar las nuevas tecnologías para evitar que otros sectores industriales sigan avanzando a pasos agigantados y el de energía se mantenga siempre igual. “El ingeniero electricista no siguió a la tecnología, o no se movió a la misma velocidad que otras áreas. El ingeniero electricista es más reticente a los cambios, quiere estar más seguro de lo que va a ocurrir, y eso ha llevado a que tengamos los sistemas eléctricos que tenemos en la actualidad. Las condiciones han hecho que no podamos seguir mirando para otro lado, y dejar que otras ramas de la tecnología crezcan a velocidad asombrosa, y nosotros sigamos igual de antes”, subrayó.

Por último, Damiano habló acerca de los trabajos que están llevando a cabo dos entes internacionales para medir la flexibilidad de las redes de distribución para aceptar energías renovables. El primer caso fue el de IRENA -la Agencia Internacional de las Energías Renovables-, que inauguró una herramienta de estimación de la flexibilidad de sistemas eléctricos, que “entrega una evaluación sobre qué tan flexible es ese sistema y hasta cuando estaría en condición de aceptar renovables. Por ahora, esta herramienta de planificación ya se ha utilizado en Colombia y Uruguay”.

El segundo, es el trabajo que está llevando a cabo EPRI -el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica- a nivel de redes de distribución. “Están tratando de salir de la regla de no conectar en un alimentador más de 15 por ciento de la potencia nominal. Han tomado nueve mil alimentadores de empresas distribuidoras, los han tipificado en cinco o seis tipos, y muestran hasta qué nivel se pueden conectar fuentes renovables con inversor para que ese alimentador se comporte bien, pero tratando de brindarle a los distribuidores una ayuda rápida”.

Red Eléctrica Pública

El futuro de las redes eléctricas

La tercera mesa de debate, “Distribuidoras y cooperativas. El futuro de las redes eléctricas”, contó con las presentaciones de Claudio Bulacio, gerente de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (Adeera); Ricardo Airasca, gerente de la Cooperativa Provisión de Obras y Servicios Públicos Armstrong y participa de la Comisión de Política Energética de FACE; y Adrián Carbery, gerente de Distribución de la empresa Provincial de Energía de Córdoba, EPEC. Durante la presentación del módulo, el moderador, Pablo Bertinat, director del Observatorio de Energía y Sustentabilidad de la Universidad Tecnológica Nacional de la Facultad Regional Rosario, señaló que el objetivo de este panel es responder una serie de interrogantes relacionadas a la vinculación entre generación distribuida y redes inteligentes y cuáles son los desafíos en materia de distribución energética, teniendo en cuenta los cambios que se avecinan, qué rol deberán asumir las grandes distribuidoras eléctricas y las cooperativas en esta “nueva relación” con los usuarios, y cuáles son los cambios que deberán encarar para transitar este camino con éxito.

En su primera intervención, Bulacio realizó una breve introducción sobre el trabajo que ha llevado adelante Adeera durante más de dos décadas. “Nuestra organización está compuesta por 47 distribuidoras de origen público, privado y cooperativo, es una institución que ya tiene 25 años y está presente en 22 provincias, más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En conjunto, opera 420.000 kilómetros de redes con todas sus instalaciones, en diversos niveles de tensión; distribuye más de 125.000 GW al año, lo cual representa un 97% de la energía que se consume en el país; y emplean, en su totalidad, a más de 60.000 personas”.

Sobre el tema presentado en la mesa, el titular de Adeera señaló: “Desde hace años las distribuidoras  estamos enfrentando desafíos muy relevantes. Como ustedes saben, las tarifas, las facturas que recibe el usuario final, en estos últimos años se ha visto incrementado entre cinco a siete veces, lo cual ha generado un escenario complejo. Asimismo, se han llevado a cabo importantes inversiones en el país con el objetivo de mejorar el servicio y el estado de las redes: Edenor, por ejemplo, está instalando medidores prepagos; Edesur está muy involucrado con lo que es la movilidad eléctrica, al igual que EPE, de Santa Fe; mientras que en Córdoba están próximos a lanzar un programa de unos 2000 medidores”.

Para Claudio Bulacio, que el usuario pueda poner ahora su propia generación eléctrica, usar parte de ella y otra parte inyectarla a la red, forma parte de “un nuevo modelo de negocio” del cual se desprenden diversos interrogantes que aún se deben responder. “¿Cómo podemos y de qué forma se administran esas transacciones?, ¿qué procedimientos de regulaciones deben crearse?, ¿cómo convive el prosumidor con los anteriores agentes del mercado?, ¿la energía se compensa o se paga? Son muchas preguntas. Algunas ya están resueltas o están camino a resolverse, la ley de energías renovables ha avanzado en alguno de estos temas. Los distribuidores estamos en un proceso en el que vamos a pasar de proveedores a administradores de energía. Esto generará una importante transformación cultural”, indicó.

Luego vino el turno de Ricardo Airasca, quien comenzó hablando sobre su experiencia en el XVIII Congreso Nacional de FACE. “Durante nuestra presentación en Mar del Plata, planteamos el caso de Booking, una empresa que sin tener ningún hotel se lleva el 18 por ciento del negocio. Una situación similar viven los taxistas con Uber. ¿Podría pasar esto con la distribución energética?, claro que sí”, afirmó.

Para el titular de la Cooperativa Armstrong las cooperativas deben prepararse y actualizarse para afrontar cambios que vienen en los próximos años. “Nosotros no vamos adoptar la posición de los taxistas frente a Uber. Plantarse y decir: ‘No al progreso’”, señala. ¿Cuál es la solución? “Tenemos que pensar en cómo salir adelante. ¿Qué necesitamos entonces? Lo principal es tener una red de datos, estar cerca de los usuarios. La gente quiere soluciones al instante y accede a esta desde su propio celular. ¿Cuál es entonces el éxito de Uber? Cuando llamo sé cuánto tiempo va a tardar el auto en llegar, cuánto me va a costar, quién es el chofer, su número de teléfono, la marca del coche, la patente, y cómo se viene acercando hasta donde estoy yo. Tengo toda la información que necesito”, afirma.

Según Airasca, esto mismo ocurrirá con la generación distribuida. “El usuario va a querer vender su excedente, comprar, va a tener electrodomésticos inteligentes, va a ser administrador de su propia energía. Por eso, tenemos que empezar a invertir en comunicaciones. Ya hay algunas cooperativas que lo están haciendo, manejan Internet, lo único que les faltaría es el medidor inteligente. El medidor inteligente ya está, pero la tecnología está en franca evolución”, explica. 

Al cierre de su presentación, Airasca desmitificó la preocupación de las distribuidoras ante la posibilidad que el usuario genere su propia energía. “Nada más lejos de la realidad. Les voy a dar un ejemplo, en Armstrong somos 15.000 habitantes y todos los meses mi cooperativa paga 5.000.000 de pesos que se van de la localidad. Si todos nuestros usuarios generaran esos 5.000.000, esos recursos quedaría en nuestra ciudad. No solo permitiría pagar esa parte de la factura que hacemos nosotros, que es poner las líneas y los transformadores para que puedan usar la energía, sino que podrían tener ese dinero para mover la economía. Nosotros estamos impulsando para que a la gente le salga más barata la compra de los medidores. Es más, los estamos instalando de forma gratuita. Lo que nosotros vamos a cambiar, es nuestra forma de presentar el servicio”.   

Por su parte, Adrián Carbery, en representación de las distribuidoras, habló sobre la importancia de estar preparados y capacitados para el desarrollo de las redes inteligentes. “Hoy en EPEC tenemos un gran desafío y oportunidades de desarrollo tecnológico respecto a todo lo que se refiere a generación distribuida. Como para tener en cuenta, EPEC atiende a 205 cooperativas, que son clientes de media tensión, y más de un millón de usuarios que día a día tenemos la problemática del servicio y todo lo que refiere a la calidad de este”, señaló y agregó: “Tenemos muy presente la capacitación de los operadores de la red, ya sea de los servicios de guardia o de los servicios que hacen el mantenimiento de las redes. Tenemos que tener capacitado a todo el personal para saber qué está pasando en las redes con respecto a la inyección de energía”.

Asades

Si bien existe un cierto temor por los cambios por esta nueva modalidad en la que el usuario se transforma en administrador de su propia energía, Carbery reconoce que, al igual que ahora, las distribuidoras deberán estar presentes en todo momento. Por eso, pone especial énfasis en la instrucción y preparación de ingenieros y del personal que está a cargo de los procesos de mantenimiento, con el objetivo de alcanzar “el máximo aprovechamiento de la red de distribución. “Tenemos muy presente el VAD (el valor agregado de distribución) que sostiene la operación y el mantenimiento en la distribución. Si estamos trabajando mucho en el tele comando y en la tele medición,  y en todos los elementos de la red. Creemos que, teniendo en cuenta el avance y desarrollo de las nuevas tecnologías, este proceso se desarrollará de forma definitiva de aquí a cinco años más”.

Cader

Marco regulatorio

La última mesa redonda de la jornada, “Marco Regulatorio: Adhesión a la Ley de GD y Herramientas de promoción”, estuvo moderada por Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (Cader). La mesa estuvo compuesta por Maximiliano Morrone, Director Nacional de Promoción de la Energía Renovable del Ministerio de Energía de la Nación; Maximiliano Neri, Presidente de la Empresa Provincial de la Energía de Santa Fe (EPE); Jorge Giubergia, Director General de Energía Eléctrica de Salta; Roberto Ferrero, que es Director Vocal del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) de San Juan; y David Morillón Gálvez, que es Investigador y Coordinador de Mecánica y Energía en el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El objetivo de esta cuarta –y última mesa de debate de este segundo encuentro nacional- tuvo como objetivo plantear y exponer los principales aspectos que integra la Ley de Generación Distribuida. Temas relacionados a la diversidad cultural, el acceso a nuevas tecnologías y las oportunidades que tiene la Argentina en materia de energías renovables, fueron algunos de los tópicos que enriquecieron el intercambio de opiniones entre los participantes y el público asistente.

“Hoy tenemos una Ley Nacional de Generación Distribuida, tomando éxitos y fracasos del mundo y a su vez viendo las oportunidades que ofrece Argentina  en esta materia”, señaló Morrone, quien agregó: “¿Qué se viene por delante? Una tarea en la que ya se viene trabajando en este año, la reglamentación de la Ley, donde no solo es el decreto reglamentario sino también es una serie de resoluciones y disposiciones, tanto de la autoridad como de la aplicación”.

Para el director nacional de Promoción de la Energía Renovable del Ministerio de Energía de la Nación, la generación distribuida es “lo más disruptivo” en la historia del sector. “Ante este inminente cambio, es lógico que haya incertidumbre y miedo –señala-, hace cuatro o cinco años la energía solar se veía algo lejano. Hoy, las tecnologías avanzan rápidamente, lo cual también se convierte en un problema, ya que hay que estar en constante adaptación. Vivimos un momento muy importante, los legisladores han emitido su voto y opinión, y hay una ley en Argentina. Ahora, la responsabilidad es de cada una de las jurisdicciones, implementar lo que quieren hacer, y hacer su ley propia.  Queremos ser partícipes de ser un mundo más sustentable.  No es casualidad que Argentina esté dentro de los 10 países más atractivos para invertir en energías renovables. ¿Por qué?, porque tenemos los recursos. Queremos generar riquezas regionales, y ser actores del cambio”.

Energías renovables

Por su parte, Ferrero, indicó que la provincia a la que él representa (San Juan), “va adherir a la Ley”. Sin embargo, y dada la experiencia que han vivido en este proceso, también indicó que la provincia “no renunciará a su jurisdicción”. En este sentido, indicó: “Debemos dar una señal muy concreta en que no va haber ventajas para un grupo de usuarios, en el detrimento de otro grupo de usuarios. En San Juan entendemos que la vía es medir la generación y por eso pensamos que es más adecuado contar con dos medidores. Queremos saber qué se genera, qué se consume y asignar los costos”. El director vocal del EPRE de San Juan también expresó que todos los acuerdos en esta materia “se lograrán en concenso con el resto de los municipios de la provincia”.

Durante su intervención, el presidente de EPE de Santa Fe, Maximiliano Neri, destacó la importancia de promover programas de instrucción y de capacitación. Asimismo, destacó la labor llevada adelante desde el Programa de Prosumidores, el cual han ido adaptando con el tiempo, de acuerdo a la realidad local.  Sobre el marco regulatorio de la Ley y la mesa de debate en cuestión, manifestó: “Esta es una iniciativa que nos sirve a los argentinos. Sobre todo a las distintas provincias, porque el tema está en boga. Reconozco la militancia y la perseverancia, del Gobierno Nacional en poner este tema en agenda y que todos lo estemos debatiendo. Más allá de las distintas posiciones, es interesante que estemos en el debate”.

Foro de Distribución Energética

Para Neri, es muy importante a la hora de promover una legislación tener en cuenta la diversidad cultural del país, dada las diferentes realidades y contrastes sociales que presenta la Argentina. “La diversidad que tiene la argentina culturalmente es muy profunda. Hace poco estuve en un congreso de Adeera, en Jujuy, y realmente es estar en el país. La geografía, las costumbres, la gente, todo eso me lleva a pensar que es necesario generar modelos acorde a nuestra realidad. Yo puedo pensar que nuestro modelo es el mejor, pero quizás no es adaptable a otras provincias. Por eso está bueno la diversidad, intercambiar opiniones, sistemas. A mí me gustaría que cada provincia pruebe un modelo diferente y que después nos sentemos en una mesa para saber cómo le fue a cada uno. El ambiente de esta mesa de debate es lo que realmente necesita la Argentina”, concluyó.

En concordancia con Neri, sobre la diversidad cultural y sobre adaptar modelos energéticos a la realidad local, Jorge Giubergia, señaló: “En Salta sabemos qué cosas podemos ir mejorando. Hay algunas que no podemos implementar porque tenemos algunas carencias tecnológicas e informáticas. Sin embargo, hace unas semanas presentamos un mapa solar de la provincia. Es un sistema de información que era muy requerido y necesario para nosotros. Tenemos discusiones técnicas, pero no por temor, tratamos de entender el camino que debemos tomar de acuerdo a nuestra realidad. Creo que la idea es poder probar. Quizás, como decía Maximiliano (Neri), un sistema funcione en Salta, pero no en otras provincias”.

Las energías renovables ya son una realidad en el país y en el mundo entero. Su adaptación en la Argentina, dependerá de cómo las provincias adapten este marco regulatorio a sus modelos y en cómo esta nueva relación entre usuario y distribuidor se adapte a estos nuevos tiempos que auguran un mundo más sustentable y versátil.

Auspician este informe:

www.myeel.com.ar

www.estabilizadoreswork.com.ar

www.solaryeolica.com.ar

www.sistemasenergeticos.com.ar

www.testo.com.ar

www.enertik.com.ar

Más información: www.exporenovables.com.ar

Ver también:

20 años con la energía puesta en la generación de proyectos fotovoltaicos

Soplan vientos “renovables” en Chubut