REVISIÓN DE INSTALACIONES DE ALTA TENSIÓN CON CÁMARAS TERMOGRÁFICAS

La prevención de fallas costosas y mal funcionamiento de componentes es extremadamente importante en el campo de las instalaciones eléctricas y distribución de energía. Las cámaras termográficas permiten detectar y analizar irregularidades térmicas de manera eficiente y seguro, optimizando la seguridad del suministro del sistema.

Alta tensión

Averías e interrupciones de la red eléctrica a menudo son consecuencia de un sobrecalentamiento derivado de resistencias óhmicas. En estos casos hay que localizar el problema, evaluarlo y, dado el caso, calcular el tiempo necesario para la reparación.

En estos casos donde es necesaria la revisión de las instalaciones, la termografía aumenta la seguridad del suministro. Como parte integrante de las redes de suministro que son, las instalaciones de alta tensión, como por ejemplo las estaciones transformadoras, tienen que garantizar el suministro continuo y sin interrupciones.

La ventaja de la utilización de cámaras termográficas, radica en que permiten analizar sobrecalentamientos sin necesidad de contacto a una distancia segura, sin riesgos y sin necesidad de desconectar los sistemas a revisar.

En la transmisión eléctrica, la mayoría de los desgastes, fatigas de material y roturas de líneas vienen causadas por un recalentamiento debido a una resistencia. Si esta resistencia aumenta demasiado, el calor generado puede estropear los componentes, lo cual puede dar lugar a un apagón eléctrico.

El objetivo de las tareas de revisión es obtener una visión detallada de las instalaciones de distribución, inclusive todos los seccionadores y disyuntores, transformadores, aisladores, atornillados, cables y todas las conexiones. El aceite refrigerante también puede generar problemas. El deterioro del aislamiento puede dar lugar a lodos que se acumulan en las aletas de refrigeración. Al quedar bloqueado el flujo por las aletas de refrigeración afectadas, el sistema no refrigera bien y, en el peor de los casos, el transformador se queda del todo sin refrigeración.

Inspecciones Eléctricas

Análisis termográfico de uso versátil

Las cámaras termográficas permiten identificar posibles fuentes de averías de manera rápida y precisa antes de que se conviertan en una amenaza real para la seguridad del suministro eléctrico.

La posibilidad de utilizar un gran angular en la cámara, proporciona una vista general rápida e informativa del estado general de la instalación a revisar. Para el caso de objetos situados a gran distancia es posible la utilización de objetivos SuperTele, que permite que el objeto más pequeño pueda ser medido. Esto permite evaluar las roturas en líneas y calentamientos en seccionadores más pequeños a una distancia segura.

Las cámaras termográficas transforman la radiación térmica en el área de infrarrojos en señales eléctricas, permitiendo que sean visibles. Esta extensión de la vista humana con la imagen térmica funciona como un sexto sentido con el que los técnicos de mantenimiento detectan defectos y anomalías ocultos antes de que amenacen como anomalías reales e impacten en las instalaciones.

Redes alta tensión

En las instalaciones eléctricas los procesos de medición termográficos se pueden emplear en todos los niveles de tensión. Es así como se pueden revisar armarios de distribución completos, y también comprobarse las instalaciones de tensión media, alta y muy alta, todo ello de forma eficiente y a la distancia de seguridad necesaria. Una segunda comprobación termográfica reduce ya la cuota de parada de una instalación en un 80% y aumenta la protección contra incendios.

De esta manera, es posible controlar de forma segura y precisa mediante termografía hasta los puntos de difícil acceso. Esto mejora la seguridad en el trabajo y permite realizar revisiones que hasta ahora solo eran posibles con mucho esfuerzo, parando por ejemplo las máquinas o desconectando las instalaciones eléctricas. La revisión muestra además el comportamiento térmico bajo carga completa. Los puntos problemáticos se muestran claramente en una pantalla.

Termografía

Esto permite al técnico de mantenimiento detectar y solucionar in situ las fuentes de error más pequeñas en el momento en que aparecen. Con el pirómetro estos detalles decisivos podrían escapársele. Además, los termogramas facilitan la elaboración de una documentación de errores clara y la comparación temporal a largo plazo de los estados de las instalaciones. Las tomas pueden analizarse rápida y fácilmente mediante un programa de análisis, con intuitivas funciones de evaluación y una sencilla generación de informes.

Más información: www.testo.com

Ver también:

Tecnología de avanzada en instrumentos de medición

El equipo multifunción que da un paso hacia el futuro