RESOLUCIÓN 247/2019 Y SU ANEXO “REGLAMENTO TÉCNICO Y METROLÓGICO PARA LOS MEDIDORES DE ENERGÍA ELÉCTRICA EN CORRIENTE ALTERNA”. PARTE I

A continuación, enumeramos las principales “Consecuencias no deseadas” derivadas del nuevo RTM, con un detalle explicativo en cada caso, quedando el Subcomité de Medidores Eléctricos de IRAM a disposición para aclarar o ampliar lo que se estime conveniente. Por Ricardo O. Difrieri*

1) El nuevo RTM especifica productos no estándar. Ello implica mayores costos, mercado reducido y una pobre evolución tecnológica.

El nuevo RTM especifica un producto “no estándar”, ya que el texto incluye definiciones, requisitos y exigencias tomadas de tres fuentes de normalización, entremezclando partes de las normas IEC, partes de la recomendación OIML y partes de las normas IRAM.

Como consecuencia no deseable de ello aumentarán los costos y consecuentemente el precio, por requerir un producto con condiciones normativas diferentes a las de uso común internacionalmente para el diseño y la fabricación de los Medidores de Energía Eléctrica.

Todos los Medidores de Energía Eléctrica que se comercializan en el país, se diseñan y fabrican cumpliendo las definiciones, los requisitos y los ensayos contenidos en las Normas IEC correspondientes a cada una de sus partes, y las normas IRAM que agregan las condiciones particulares para la Argentina.

El anterior RTM seguía, en general, los conceptos internacionales de las normas IEC y los particulares de Argentina a través de las normas IRAM. Ello se confirmó en la práctica, ya que unos 15 modelos de medidores obtuvieron del INTI un “Informe de Ensayo” satisfactorio de cumplimiento con el RTM (requisitos y ensayos) de la Resolución 90/2012 entre el 2012 y el 2018. Por el contrario, hoy no es posible predecir cuál será el comportamiento de los actuales productos ante algunas de las condiciones establecidas en el nuevo RTM ya que su diseño original no las contempló.

Los fabricantes que estén dispuestos a desarrollar un producto a la medida del nuevo RTM para Argentina, deberán invertir específicamente para ello, sumando a los costos de dicho desarrollo o reingeniería las decenas de miles de dólares ya invertidos desde 2012 a la fecha para ensayar (algunos por segunda vez) sus modelos en el INTI, lo que redundará en mayores costos sin un claro beneficio para el consumidor final, además de las demoras que ello producirá en los tiempos de implementación del nuevo RTM.

Pueden existir fabricantes que no estén dispuestos a desarrollar un nuevo diseño exclusivamente para cubrir el mercado de Argentina, o en caso de hacerlo siempre será a expensas de contar con un margen de venta elevado que les permita el repago de la inversión en un plazo razonable. Un diseño a la medida de un mercado también limita las posibilidades de evolución tecnológica acompañando la ola internacional de innovación en materia de eficiencia energética por la introducción de los nuevos conceptos de la denominada Medición Inteligente. Las razones de este cambio respecto al RTM en vigencia desde hace siete años no están explicitadas ni en los considerandos de la Resolución 247/2019, ni en el contenido del propio RTM.

2) Dado lo establecido por el nuevo RTM dejarán de tener validez todos los “Informes de Ensayo para la Aprobación del Tipo o de Modelo” de medidores realizados a la fecha por el INTI en el ámbito nacional, o por Laboratorios del exterior.

Tal como ya se ha mencionado en 1), el nuevo RTM incluye condiciones normativas diferentes a las de uso común internacionalmente para el diseño y la fabricación de los Medidores de Energía Eléctrica. Ello se debe a la incorporación de algunas pocas, pero “distorsionantes” definiciones, de las que derivan requisitos que nada tienen que ver con los exigidos por las Normas IEC e IRAM, ni por el RTM de la Resolución 90/2012. Fue en base a estas normas que los Laboratorios del exterior y/o el propio INTI emitieron sus Informes de Ensayo para la “Aprobación del Tipo” de todos los medidores comercializados en la Argentina y el “Informe de Ensayo” satisfactorio de cumplimiento con el RTM de la Resolución 90/2012 para unos 15 modelos entre el 2012 y el 2018.

Las razones de este cambio conceptual respecto del RTM de la Resolución 90/2012 en vigencia desde hace 7 años, con sus consecuencias negativas muy en especial para los fabricantes que apostaron por continuar comercializando sus productos en el país, no se entienden y no están claramente explicitadas ni en los considerandos de la Resolución 247/2019 ni en el contenido del RTM.

Se puede afirmar que estas nuevas condiciones normativas imposibilitan el uso de los Informes de Ensayo para la “Aprobación del Tipo” realizados hasta la fecha en el INTI o, los que realicen los Laboratorios del exterior, sin dejar de efectuar verificaciones o ensayos adicionales. Se entiende que esto contradice el espíritu de Resolución 8-E/2018 de fecha 08/01/2018, en lo relacionado con aceptar los ensayos realizados por los Laboratorios del exterior acreditados ante la OIML para poder tramitar la Aprobación de Modelo en la Argentina.

En el caso de los Medidores de Energía Eléctrica, aunque el fabricante presente al INTI Informes de Ensayo, de laboratorios del exterior acreditados ante OIML, de acuerdo con la recomendación OIML R-46, más Informes de Ensayo de acuerdo con las normas IEC de aprobación de tipo para las mediciones de energía activa y reactiva, existirán siempre requisitos y ensayos propios del RTM de la Argentina que obligan a efectuar verificaciones o ensayos adicionales.

Es por ello que para poder utilizar los “Informes de Ensayo” realizados en laboratorios del exterior sin crear la consecuencia no deseada resumida en 1), afirmamos con el acuerdo generalizado de todas partes involucradas que simplemente el RTM debería seguir lo más próximo posible a las Normas IEC o IRAM de medidores eléctricos como hasta ahora, con la posibilidad adicional de validar en el INTI los ensayos realizados en laboratorios del exterior debidamente acreditados.

Por lo que se estableciera, pareciera que se han superpuesto o fusionado dos criterios que no necesariamente deben así estarlo. Éstos son, por un lado, los requisitos exigibles al laboratorio de ensayo para su reconocimiento por parte de las autoridades de la Metrología Legal de la Argentina y por el otro, la norma de fabricación y ensayos del propio medidor.

No necesariamente un laboratorio con acreditación OIML está obligado a realizar exclusivamente ensayos de acuerdo a las Recomendaciones OIML. De hecho, miembros de este Subcomité han mencionado que, consultados laboratorios europeos acreditados ante OIML, han cotizado ensayos bajo OIML y ensayos bajo norma IEC, contemplados o no por las

Recomendaciones OIML, tal como es el caso de la Energía Reactiva (ver punto 9). Nuevamente aparece el tema de los costos pues, según nos manifiestan, los ensayos según OIML serían bastante más caros que los ensayos que siguen la norma internacional IEC.

3) Aseguramiento de que el producto comercializado coincide con el Modelo aprobado – Verificación primitiva y Declaración de conformidad – Valor de los aranceles para cada etapa.

En la Argentina existe una larga experiencia a través del uso de las Normas IRAM de Medidores de Energía Eléctrica en cuanto a aplicar controles que permitan asegurar que los medidores comercializados coincidan con el Tipo (denominado Modelo para la Metrología Legal) aprobado oportunamente, siendo esto fundamental para garantizar la seguridad y el correcto desempeño del producto.

Las principales herramientas que se utilizan para lograr este objetivo son el resguardo de una muestra testigo del Tipo aprobado y las subsiguientes Convalidaciones de Tipo que permiten corroborarlo.

Coincidimos con la apertura que se hace en la Resolución 8-E/2018 de fecha 08/01/2018, en lo relacionado con aceptar la aprobación de Modelo con ensayos realizados por “organismos públicos y/o privados” y no sólo los efectuados por el INTI (al respecto las Normas IRAM incorporaron oportunamente el concepto de Laboratorio Competente y Garante en lugar de mencionar al INTI de manera excluyente) y particularmente por los

Laboratorios del exterior acreditados ante la OIML. No obstante, resulta necesario que esos Informes de Ensayo hechos en el exterior, estén acompañados por la Carpeta de Documentación Legal y Técnica y las muestras testigo, lo mismo que se les exige a los fabricantes que opten por contratar el trabajo en el INTI.

De esta forma será posible que el INTI pueda comprobar eficientemente que el producto que se desea aprobar su Modelo, coincide con el producto oportunamente ensayado por el laboratorio del exterior. En el mismo sentido, las Declaraciones de Conformidad emitidas por fabricantes, importadores o revendedores debidamente inscriptos ante la DNCI, tanto las basadas en ensayos realizados en la Argentina como a las sustentadas en ensayos realizados en las fábricas de origen, deben ser auditadas periódicamente por el INTI como custodio de los documentos legales y técnicos que describen el Modelo y de las muestras testigo, a fin de corroborar que los lotes de medidores comercializados coinciden con el Modelo aprobado oportunamente.

Este control resulta básico y fundamental, como lo determinan las actuales Normas IRAM y sus antecesoras desde hace años, y se encuentra explicado en el Anexo G Procedimiento para aprobar y convalidar el tipo y definido en particular en el apartado G.3.1 Convalidación del tipo y forma parte de la experiencia de uso en la Argentina.

Estos criterios de control deben ser aplicados por igual a fabricantes, importadores o revendedores, que hayan contratado los ensayos de aprobación de modelo en el INTI o presenten al INTI un informe de ensayo expedido por un laboratorio del exterior acreditado ante OIML, y por igual a todas las Declaraciones de Conformidad, tanto a las basadas en ensayos realizados en la Argentina como a las sustentadas en ensayos realizados en las fábricas de origen, pero en ambos casos, los laboratorios donde se efectuaron los ensayos de Verificación Primitiva deben contar con las auditorías periódicas del INTI y en vigencia. No está claro, si estos controles serán exigidos y con qué frecuencia serán auditados, indefinición que consideramos consecuencia no deseable del nuevo RTM. Estos controles deben ser llevados a cabo en plazos comerciales razonables, más aún para una rama de la industria que se encuentra en permanente innovación tecnológica.

Los medidores estáticos son un caso particular de los instrumentos de medida controlados por software (o firmware) siendo usual que estos firmwares sean continuamente mejorados por la adición de funcionalidades novedosas que en la mayoría de los casos son pedidas por los propios compradores.

Otras veces, los fabricantes de componentes electrónicos, que son proveedores de los fabricantes de medidores, alteran sus componentes con el fin de introducirles mejoras o elevar la escala de integración apoyados en la permanente evolución tecnológica presente en el campo de los materiales y en particular de los semiconductores.

Se han detectado casos en donde los fabricantes de medidores o las empresas distribuidoras realizan cambios en el producto o lo utilizan fuera de las condiciones normales de uso, y ello por lo general, altera el comportamiento del equipo respecto de los requisitos y los ensayos verificados oportunamente. Por lo tanto, los controles periódicos y la vigilancia de uso resultan fundamentales para asegurar que lo que se comercializa y lo que se encuentra instalado cumple con lo oportunamente aprobado. Ello permite garantizar tanto la seguridad como el correcto desempeño metrológico, condiciones indispensables de cumplimiento, tanto para los productos de fabricación nacional como para los importados.

El sistema debe asegurar que las modificaciones del producto sean siempre informadas al laboratorio de ensayo para que actúe en consecuencia, el que debe facilitar las correspondientes evaluaciones, efectivizándolas en tiempos razonables. Por todo lo expuesto se hace necesario definir en el propio RTM los plazos de cada etapa del proceso de Metrología Legal con el fin de eliminar la incertidumbre que conlleva la decisión de introducir un nuevo producto al mercado o tan solo la de modificar un firmware para dotar al producto de mejores funcionalidades ajenas a las puramente metrológicas.

Indicar los plazos, así como detallar en el nuevo RTM el valor de los aranceles para cada etapa del proceso de la Metrología Legal resulta fundamental para que la industria pueda elaborar un plan de inversiones, esto se entiende como una de las consecuencias no deseadas.

4) No consideración de los medidores de inducción entre aquellos con posibilidad de obtener la denominada “Aprobación de Modelo de Efecto Limitado”.

Los medidores de inducción conforman a la fecha, sino en todas, en la mayoría de las Distribuidoras y Cooperativas de la Argentina, más del 50% del parque de medidores instalados.

El RTM de la Resolución 90/2012 exigía el primer control para los medidores de inducción a los 10 años, mientras que para los medidores estáticos lo exigía a los 5 años, por no existir (en 2006, cuando se elaboró el Proyecto que diera lugar a la Resolución 90/2012) una sólida experiencia en el uso masivo de medidores estáticos. Hasta 2006 y desde hace más de 30 años, los medidores de inducción se compraron bajo las Normas IRAM 2411, 2412 y 2413 que garantizaban, a través de estrictas especificaciones y un exigente Ensayo de Rodamiento, su uso por 20 años libre de mantenimiento y por lo menos otro tanto tiempo de vida con un mantenimiento adecuado, habiendo sido los medidores de inducción comercializados hasta 2006.

Por razones tampoco explicitadas (nada se menciona al respecto ni en los considerandos de la Resolución 247/2019 ni en el Anexo con el nuevo RTM), se han establecido condiciones respecto a los controles de lo instalado sólo y exclusivamente para los medidores electrónicos o estáticos, desapareciendo toda mención a los de inducción, no dando la posibilidad de que puedan obtener la denominada “Aprobación de Modelo de Efecto Limitado”.

Dado que la mayoría de estos medidores tiene 30 años o más de instalados, y teniendo en cuenta que Resolución 247/2019 reincorpora el cambio masivo original de la Resolución 90/2012 que fuera anulado mediante la Resolución 144/2012, lo referido significará que en 5 años (para el año 2024) deberían ser todos los medidores de inducción cambiados, con el costo improductivo e innecesario que ello

significaría para las Distribuidoras y Cooperativas. Se entiende que lo referido es una clara consecuencia no deseada. Por otra parte, la instalación masiva de medidores monofásicos estáticos comenzó en este siglo y la de medidores electrónicos de grandes o medianos clientes en 1994, por lo que en 2024 sólo habrá unos pocos medidores estáticos con 30 o más años de instalados.

5) Exigencias a los medidores estáticos en uso según criterios del nuevo RTM, para obtener la denominada “Aprobación de Modelo de Efecto Limitado”.

Se solicita a los medidores estáticos en uso cumplir con ensayos en base a las nuevas definiciones, lo que es incompatible con sus características de diseño y fabricación. No es posible cumplir con lo establecido en la Tabla 42 si nunca fue definida y por lo tanto no se conoce la “corriente de transición” de un medidor.

Lo referido es, evidentemente, una “consecuencia no deseada”. Por otra parte, entre los controles a realizar a las muestras no se incluye el “Ensayo de tensión resistida a frecuencia nominal”, ensayo de seguridad básico para determinar el comportamiento de los medidores luego de años de estar instalados.

6.- Medidores Inteligentes: son ampliamente mencionados y valorados en la Resolución 247/2019 pero no contemplados en el nuevo RTM.

Según los considerandos de la Resolución 247/2019, el proyecto remitido por el INTI en virtud del requerimiento cursado por la Secretaria de Comercio “… actualiza y profundiza condiciones tanto técnicas como metrológicas que permiten la correcta evaluación de los medidores de energía eléctrica activa y/o reactiva, ya sean monofásicos o polifásicos, y establecen las características a evaluar para los medidores prepagos y medidores inteligentes.”

En el nuevo RTM se establecen las características a evaluar para los medidores prepagos pero nada se menciona sobre los “Medidores inteligentes”, ni siquiera su definición (3.2.21 de la Norma IRAM 62052-11:2018), que deja en claro que los llamados medidores inteligentes son medidores estáticos que incluyen algunas funcionalidades particulares:

3.2.21 medidor inteligente. Un medidor estático de energía eléctrica se considera inteligente cuando está equipado con funcionalidades que habilitan que ciertos parámetros y datos del medidor sean administrados remotamente, datos que luego de interpretados permiten actuar en consecuencia, por medio del sistema de medición inteligente del cual necesariamente el medidor debe formar parte.

Puede disponer de funcionalidades como las siguientes:

– Comunicación bidireccional entre el medidor y el centro de gestión para lectura de los registros metrológicos, alarmas y estados; así como la actualización de su configuración por medio de la red de comunicaciones dedicada a tales fines.

– Soporte de estructuras tarifarias complejas que tomen en cuenta, por ejemplo: bandas horarias, días festivos, estaciones del año, horario de verano y/o períodos especiales de emergencia energética, etc.

– Permitir la desconexión y reconexión remota del servicio, sea en forma automática por limitación de la demanda, a pedido del operador por causa de morosidad o por aplicación de un esquema de tarifa prepaga.

– Comunicación local de tipo HAN (Home Area Network) para interactuar con dispositivos dentro del cliente, brindándole información y/o realizar gestión de carga.

– Registro en tiempo real y/o por intervalos de diferentes magnitudes eléctricas para informar parámetros relacionados con la calidad de producto y/o del servicio.

– Registro en tiempo real de eventos internos y externos del medidor que permitan el diagnóstico de fallas y/o intentos de fraude.”

Sabemos que no es sencillo normalizar este tema, porque se requeriría previamente contar con tarifas que permitan determinar cuáles son las funcionalidades necesarias para cada caso de uso, pero era esperable que el nuevo RTM avanzara incorporando por lo menos la definición de los “Medidores Inteligentes”, aclarando el tema.

Resulta importante dejar en claro este tema para evitar la actual confusión popular que genera la simple mención del “Medidor Inteligente” pues, para los fines que hacen a su uso, es indispensable definir las funcionalidades que deberían tener, sin dejar de resaltar que el precio promedio según estas funcionalidades puede variar considerablemente e incluso superar ampliamente al de un medidor convencional de los utilizados en las mediciones de las pequeñas demandas.

Se entiende que la amplia y destacada mención de los “Medidores Inteligentes” en la Resolución 247/2019 y su omisión en el RTM es una clara “consecuencia no deseada”.

* El autor ha participado en el estudio de todas las Normas IRAM en vigencia de Medidores de Energía Eléctrica, Transformadores de Medición y temas afines, habiendo sido autor de varios artículos sobre el tema /

rdifrieri@utn-proyectos.com.ar