Las ventajas de los sistemas de iluminación con Bluetooth

Este protocolo inalámbrico robusto permite enviar los comandos de iluminación a todo un edificio, se adapta solo a los nuevos requisitos, registra medidas de luz ambiente y permite localizar los objetos de un lugar.

En el sector de la iluminación hay varias opciones en cuanto a la conectividad digital y son varios los estándares que han competido para obtener la supremacía. Cada uno de ellos tiene ventajas y desventajas, por lo que su popularidad varía en función de la capacidad de los integradores de descubrir las maneras de implementar características digitales a la hora de controlar la luz. El problema reside en que, cada vez que los profesionales cambian a un protocolo diferente, para acceder a dichas funciones hay que modificar la infraestructura. Y, además, hay que mantener los stocks de subsistemas antiguos para continuar el soporte de los sistemas ya instalados. Pero, al parecer esto podría cambiar en un futuro con Bluetooth 5, un estándar de conectividad que se adapta al cambio.

Originalmente, Bluetooth fue concebido como una red de área personal (PAN, por sus siglas en inglés) diseñada alrededor del teléfono móvil, pero ha ido evolucionando y aumentando su ámbito de aplicación, llegando a redes de mucho mayor tamaño. Las modificaciones han convertido un protocolo inalámbrico robusto en uno que se adecúa a múltiples mercados verticales, entre esos, la iluminación.

Las redes en malla

Una de las principales mejoras es el soporte de las redes en malla (mesh). Gracias a la adopción masiva de Bluetooth, existen miles de millones circuitos integrados y SoC (System on Chip) de transceptores compatibles con esta especificación, y las redes malladas pueden ofrecer funciones centradas en la iluminación con el costo demandado por la industria.

Precisamente, un desafío al que se han enfrentado los integradores que usan protocolos de control de iluminación digital es su topología. La conexión en estrella o bus se suele reforzar por el protocolo. La distribución del cableado y la ruta a la caja de control quedan determinadas durante la instalación y permanecen fijas hasta que el sistema se sustituye completamente. Aunque el software en el control de iluminación puede permitir el cambio de configuraciones según se van produciendo cambios en las salas, existen diversas limitaciones.

Las redes en malla se benefician de una mejor capacidad de adaptación. Cada vez que hay que añadir un nuevo nodo de iluminación, la red detecta sus vecinos más cercanos y, rápidamente, forma la topología más eficiente en ese momento. Si falla un nodo, otros nodos se dan cuenta de que sus mensajes no están siendo recibidos y crean una nueva conexión con diferentes vecinos.

Otra ventaja de las redes malladas es su capacidad de escalado. Cada nodo incorporado en la periferia de la red amplía el tamaño de la red. Potencialmente, un solo controlador en el sistema de control puede enviar los comandos de iluminación a todas las luminarias del edificio. El alcance de una conexión Bluetooth punto a punto puede oscilar entre unos pocos metros y varios cientos de metros, dependiendo del tipo de módulo y de las condiciones ambientales. Pero las luminarias casi siempre están muy cercanas unas de otras, por lo que la cobertura nunca suele suponer un problema.

Una vez incorporadas a la red mesh, las luminarias se dividen en grupos virtuales que se controlan mediante comandos de software. La formación de un clúster de luces en una habitación o sala definida es tan sencilla como agregarlo a un grupo y enviar los comandos de dimado a dicho grupo. La malla se ocupa de transmitir los paquetes de comando a las luminarias pertinentes. Además, se trata de un sistema que se adapta por si solo a los nuevos requisitos con rapidez.

También es posible la incorporación de sensores Bluetooth a la red para registrar medidas de luz ambiente en lugares específicos cerca de las luminarias. Un sistema tradicional podría atenuar todas las luces en función de los valores tomados. Debido a la inteligencia local en cada nodo Bluetooth, las luminarias individuales pueden conocer la diferencia entre su localización y la del sensor para adecuar el nivel de iluminación al más confortable posible para los usuarios.

Detección de receptores

La tecnología de baliza (beacon) es otra incorporación reciente a la lista de capacidades Bluetooth. Esto permite que los objetos “anuncien” su presencia y estado mediante los receptores Bluetooth cercanos. La red mesh de iluminación puede localizar los objetos al encenderse cuando los usuarios los buscan. Bluetooth posee la capacidad de transmisión de datos y soporte de servicios adicionales definidos y desplegados.

CON EL PASO DEL TIEMPO BLUETOOTH SE HA CONVERTIDO EN UN
PROTOCOLO
INALÁMBRICO QUE SE ADECÚA A
MÚLTIPLES
MERCADOS
VERTICALES,
ENTRE ESOS, LA
ILUMINACIÓN.

Si se requieren actualizaciones para respaldar dichos nuevos servicios, el reemplazo gradual de luminarias es sencillo, sin necesidad de cambiar la tecnología de red subyacente. Los integradores pueden estar seguros de contar con los módulos compatibles.

En sistemas de control digital, la seguridad es un aspecto primordial que también queda cubierto con Bluetooth. El protocolo ofrece seguridad de dos capas: operando en la capa de red y en la capa de aplicación, por lo que los mensajes pueden ser protegidos con dos claves independientes. Esto garantiza que los mensajes se pueden cifrar en grupos individuales y que los dispositivos no se ven afectados por cambios de comandos destinados a otro nodo.

Más información: www.smart-lighting.es

 

Ver tambien:

Innovando en la luz hace 76 años

“La iluminación está pasando por una revolución”