La Internet de las Cosas activa a la industria

La digitalización de los procesos de producción, es el campo propicio para potenciar la cadena de valor.

Internet de las cosas

El Análisis de Datos (Big Data), el Internet de las Cosas (IoT) y la Arquitectura en la Nube (Cloud Computing) son tecnologías fundamentales para la cuarta revolución industrial, y marcan un camino para que los fabricantes adopten prácticas más inteligentes. A su vez, estos procesos proporcionan la inteligencia y la visibilidad que los fabricantes necesitan para optimizar su eficiencia operativa. Estas son algunas de las tecnologías que habitan el gran campo de la Industria 4.0.

El despertar de la inteligencia

Para el sector de la alimentación y bebidas el aporte de la Industria 4.0, radica en una transmisión de información exacta y en tiempo, a quien debe recibir esa información. La captura en tiempo real de datos de producción sin utilizar cables, con la posibilidad de entorpecer el proceso productivo, logra aportar soluciones de automatización con sistemas MES (Manufacturing Execution System) y con sistemas de gestión del ERP (Enterprise Resource Planning).

Con la aplicación de estos sistemas, es posible incluir todas las áreas de la planta, incluso las que pueden considerarse menos importantes o donde sea más difícil obtener conectividad, y esto se traduce en una mayor visibilidad de la planta, con un costo adicional relativamente bajo: un campo de visión fácil e intuitiva sobre todo del sector de producción.

Para los fabricantes de alimentos y bebidas, el flujo de información cambia todo el concepto de fabricación: control de calidad, reducción del margen de error, trazabilidad en tiempo real. Siendo más fiables al minimizar el riesgo para los consumidores finales.

Una industria de este calibre sería el deseo de todo industrial, donde la fiabilidad y disponibilidad de equipos de mantenimiento junto con la visión analítica de las actividades realizadas en mantenimiento, reducen las incidencias de producción.

La conjunción de la “Inteligencia de las Máquinas” y el “Análisis de Datos”, se conjugan para impulsar la mejora continua. Sistemas conectados que permiten el acceso a información empresarial en tiempo real gestionando una imagen más clara de las operaciones de producción.

Integrarse tiene su costo

Según datos de una encuesta realizada por la consultora McKinsey, revela que solo el 48% de los fabricantes se consideran preparados para la Industria 4.0. Aun teniendo en cuenta que la mayoría de los fabricantes de alimentos son conscientes de lo necesario de adoptar prácticas y tecnología 4.0.

Según data la encuesta, el principal obstáculo para el cambio en la industria de alimentos es la percepción del costo y tiempo de migración de sistemas manuales a sistema digital. Por otro lado, el ralentizar el cambio puede tener un costo mucho más impactante. La Industria 4.0, es la cara visible de la necesidad de ser ágiles y responsables ante los consumidores.

Ya que el acceso a la información de manera ágil y sin incidencias a través de tecnologías de la Industria 4.0 permite a los fabricantes impulsar mejoras, fomentar la conformidad, y alcanzar más fácilmente sus objetivos empresariales.

 

 

 

 

Esto también sustentado por las empresas que al invertir en los procesos industriales con tecnología 4.0 y según el artículo Building the Digital Enterprice, de Price Waterhouse Cooper, donde expresa que el 35% de las empresas que adoptan tecnología Industria 4.0, esperan obtener mejoras en los ingresos superiores al 20% en los próximos cinco años.

Más información: www.mckinsey.com