IRRUPCIÓN DE LAS RENOVABLES IMPULSA LA MODERNIZACIÓN DE LOS SERVICIOS ELÉCTRICOS

Frente a la rápida evolución de las tecnologías de generación, transmisión y distribución, las empresas de servicios públicos se están preparando para realizar su transformación más visible en más de un siglo. Así lo expone un estudio realizado por la consultora norteamericana Black & Veatch.

Impulsadas en realizar la modernización de la red, implementando dispositivos inteligentes, análisis predictivo y estrategias de administración de red activa, pueden superar el obstáculo  de una infraestructura obsoleta y así satisfacer la creciente demanda de energía limpia, mayor confiabilidad y menor huella de carbono.

Así lo plantea un informe recientemente publicado por la consultora norteamericana Black & Veatch, denominado “Strategic Directions: Smart Utilities Report”. En el estudio, luego de encuestar a más de 200 operadores de servicios públicos, mostró que los modelos de las empresas del rubro están experimentando un cambio para adaptarse al creciente volumen de energía renovable que se inyecta a la red.

Los dispositivos de redes inteligentes están reuniendo enormes cantidades de datos sobre hábitos de consumo y también del estado del sistema. Esto está impulsando la adopción de un software nuevo y poderoso que no solo recopila esta información, sino que permite que los administradores de servicios públicos tengan una herramienta para planificar las necesidades de energía del futuro.

Distribución

Al respecto, el informe explora cómo las iniciativas transformadoras, desde una mayor integración de las energías renovables y los recursos energéticos distribuidos (DER) hasta la proliferación de vehículos eléctricos (EV), están cambiando el mercado y alimentando el impulso para la modernización de la red. Satisfacer las futuras demandas de distribución y almacenamiento de energía requerirá una red eléctrica altamente conectada y administrada activamente, dotada de tecnologías digitales y dispositivos que puedan soportar requisitos de energía bidireccionales en tiempo real.

Estos sistemas cada vez más complejos exigirán estrategias de administración de redes holísticas que a menudo quedan fuera del conjunto de habilidades de una utilidad, lo que abrirá la puerta a nuevos recursos de fuerza laboral.

El informe explora, además, cómo se están adoptando rápidamente las aplicaciones habituales de DER, y como las baterías solares en la azotea y los termostatos inteligentes, que están impulsando a los servicios públicos y los consumidores a capitalizar formas de generar, almacenar y monitorear la energía.

Automatización

En una sección que indaga los desafíos asociados con acomodar los DER, hace una comparación entre las tecnologías de grilla y los medios de transmisión que revolucionan la industria de la música: “Así como los servicios de música como Spotify y YouTube le dan a los artistas una plataforma para compartir y monetizar sus productos sin la supervisión de una compañía discográfica, un mercado DER puede tener el mismo impacto en nuestra red eléctrica”. “La energía, al igual que la música -afirman los autores-,ahora se puede generar desde (casi) en cualquier lugar y (casi) cualquiera”, y agregan: “La pregunta es si las empresas de servicios públicos tienen los mecanismos establecidos para garantizar que la revolución DER los desempeñará como melodía favorable”.

La planificación y la gestión de Sharp serán esenciales a medida que la modernización de la red se extienda y las tecnologías como los medidores inteligentes, la tecnología de automatización y el almacenamiento de energía se agreguen a la red eléctrica”, indica John Janchar, presidente del negocio de telecomunicaciones de Black & Veatch.

Redes

“Esta es la nueva normalidad, con DER y el impacto de la tecnología cambiando la topografía de la entrega de electricidad. Los servicios públicos no pueden permitirse el lujo de mantenerse al margen”, subrayó.

El informe encontró que aproximadamente uno de cada cinco encuestados dice que sus planes de servicios públicos destinarán más de 200 millones de dólares a inversiones en modernización durante los próximos tres años, mientras que un 26% adicional informó que dedicará 100 millones a 200 millones de dólares.

“Ese trabajo pesado requiere más que solo innovación y una mentalidad progresista”, señala John Chevrette, presidente del negocio de consultoría de gestión de Black & Veatch. “Las empresas de servicios públicos también deben elegir socios con experiencia en la gestión de redes para darles la tranquilidad de que esta transición energética será perfecta, segura y que vale la pena la inversión”, sumó.

Generador

Otros aspectos clave

Casi cuatro de cada cinco encuestados dicen que esperan que sus programas de telecomunicaciones crezcan en los próximos 5 a 10 años y se encuentran planificando activamente ese cambio. Otro 16% anticipa el cambio, pero no ha comenzado a planificar.

Las restricciones presupuestarias y las prioridades en competencia se unieron como barreras principales para la modernización, seguidas de obstáculos regulatorios.

El 30% de las empresas de servicios públicos ahora proporciona al menos cinco programas de clientes de DER (respuesta a la demanda y/o generación distribuida). Menos del 16% proporciona solo uno.

Microgrid

Subrayar que la energía distribuida es, con diferencia, la aplicación principal que los servicios públicos planean admitir en el futuro inmediato, casi las tres cuartas partes de los encuestados mencionaron a DER en general como la configuración de su infraestructura de distribución en los próximos años, mientras que el 56% nombró a EV.

El documento encuentra que las redes más inteligentes, que dependen de la interconexión, requerirán una gestión activa de la red, manteniendo la promesa de mejores capacidades de monitoreo, control y automatización. En tanto, casi el 77% de los servicios públicos planean adoptar un enfoque de carga administrada para equilibrar la carga incrementada en la red de la carga de EV.

Asimismo, las empresas de servicios públicos siguen reconociendo el papel fundamental que desempeña la ciberseguridad para garantizar la salud, confiabilidad y resistencia futuras de la red eléctrica.

En el trabajo de Black & Veatch se desprende un análisis cuidadoso, explorando los modelos de negocios de las empresas de servicios públicos que están siendo impulsados a una evolución tecnológica, que presiona a modernizar una infraestructura que cada vez se muestra más obsoleta. Deja claro que la evolución hacia una infraestructura más inteligente es posible y que las barreras, sin importar cuán abrumadoras sean, pueden ser vencidas, sin dejar de plantear los obstáculos que quedan.

Más información: www.bv.com

Ver también:

DISEÑO Y PUESTA EN MARCHA DE PLATAFORMA DE ENSAYOS PARA HOMOLOGADO DE INVERSORES

LANZAN LICITACIONES PARA PROGRAMA DE ENERGÍA SOLAR PARA ZONAS RURALES