Hacia una ecología digital de la iluminación

La recolección de datos y su posterior análisis constituye un aspecto importante en el Internet de las Cosas (IoT) relacionado con la iluminación

La sensibilidad de los entornos conectados y el flujo que transporta, determina la calidad de la inteligencia a analizar. Una red próspera en datos de alta calidad, se encuentra favorecida en afrontar los cambios en las operaciones en cuanto al entorno y en su interacción, además de anticiparse a las necesidades preferenciales de los individuos. 

En un sistema de iluminación conectada, las luminarias y otros dispositivos del sistema de iluminación se fusionan con las redes inalámbricas para permitir recolectar, distribuir y almacenar grandes cantidades de datos. Las organizaciones pueden a su vez analizar, extraer, acumular estos datos y reunirlos con los de otras fuentes para obtener nuevos conocimientos sobre la operación de los sistemas y las actividades de las personas en los espacios iluminados.

Iluminación conectada en 5 tips

1.   Inteligencia eficiente

El diseño de las luminarias conectadas hace que la información sobre sí mismas esté disponible para diferentes plataformas de recolección de datos. Esta información puede incluir el nivel de atenuación, el consumo de energía, tiempo de encendido y apagado,y las mediciones de temperatura interna, lo cual puede tener un efecto importante en el rendimiento y la longevidad de las fuentes de luz LED.

Mientras más se sepa acerca de cómo y cuándo se están utilizando los espacios iluminados, las operaciones de su iluminación y el uso de la energía serán más eficientes.

2.   Entornos conectados, espacios amigables

Actualmente, las redes de sensores se encuentran en el centro de la tecnósfera, y por buenas razones. Los sensores pueden recoger datos acerca de: la actividad humana; el flujo de tráfico a pie, los patrones de uso, las preferencias; el ambiente; los niveles de luz, la temperatura, la humedad, la presencia de productos químicos u otros peligros; y las cosas; las ubicaciones de los elementos en un almacén, patrones de tráfico, etc.

Los sistemas de iluminación conectados están en una posición única para servir como plataformas para estas redes de sensores. La iluminación ya está instalada en los lugares donde la gente va, tanto en el interior como, en exteriores de las zonas urbanas y residenciales. La energía está disponible en todos los sitios donde se instala la iluminación. Los luminarios conectados tienen la capacidad de enviar datos a las redes informáticas mediante la integración de sensores en el sistema de iluminación, con esto el usuario crea una red de distribución lista para usarse.

3.   Conectividad personalizada

Así como los sistemas de iluminación conectados pueden servir como una plataforma para integrar datos en las redes de sensores, también se pueden utilizar para crear un sistema de posicionamiento en interiores que funciona como un “GPS”, permitiendo encontrar rutas y otros servicios que pueden funcionar positivamente en la experiencia de los visitantes en diversos entornos.

Por ejemplo, un gran supermercado con muchos pasillos en su interior. Un comprador puede utilizar una aplicación móvil especialmente diseñada para registrarse en el sistema, esto lo sitúa con precisión dentro del lugar. La aplicación de mapas busca su mejor ruta a través del espacio, basada en la lista de la compra, hace sugerencias para los productos relacionados que no están en la lista, e incluso ofrece cupones especiales en artículos seleccionados.

smartphone y luz

4.   Datos monitoreados en tiempo real e histórico

La iluminación conectada consta de dos vías de comunicación de datos. Una de las mayores ventajas que este flujo bidireccional es la capacidad de controlar, administrar y dar mantenimiento a los sistemas de iluminación en tiempo real.

En la iluminación estándar, se cuenta con poca o nula información sobre el estado actual de los luminarios y otros dispositivos del sistema. A menudo, el administrador debe apagar el sistema de iluminación para solucionar problemas, para cambiar configuraciones, o para mostrar el nuevo contenido de un espectáculo de luz.

Con el software de gestión de iluminación que se ejecuta en la red de TI o en la nube, los sistemas de iluminación conectados ofrecen un entorno mucho más rico para que se pueda supervisar y optimizar las operaciones.

Cuando se combina con una base de datos, el software de gestión de iluminación permite a las organizaciones almacenar datos históricos sobre las operaciones, junto con los flujos de datos agregados a partir de las redes de sensores y sistemas de posicionamiento en interiores. Es claro el alto valor de las ideas que pueden surgir basadas en el análisis e informes sobre los datos, especialmente cuando se cruza con la información de varias fuentes.

Los sistemas de iluminación conectados pueden integrarse con otros sistemas en un edificio o en toda una ciudad, creando nuevas sinergias y eficiencias, y con esto hacer de la iluminación una parte integral de la nueva ecología digital.  En el Internet de las cosas, esto  se llama el sistema de sistemas. Teniendo en cuenta que la iluminación representa un porcentaje significativo del uso de la energía en todo el mundo, la capacidad de gestionar los recursos de iluminación, junto con otros recursos críticos se compromete a garantizar la eficacia de las iniciativas verdes y programas de sostenibilidad.

5.   Entornos conectados

Un enorme volumen de datos, aparentemente inconexos y sin relación entre sí, con un sistema que lo procese, mediante una red neuronal, se detallan patrones y perfiles de consumos a los que ofrecer soluciones para ahorrar energía.

Si esta resultante se combina con variables externas como clima, distintas franjas horarias, eventos deportivos que alteran los comportamientos habituales, se tiene una información clave para elaborar propuestas a medida para clientes, empresas, gobiernos y ciudades.

Entornos conectados

 

Más información: www.aldroenergia.com