GENERACIÓN DISTRIBUIDA: UN NUEVO MARCO PARA LA MATRIZ ENERGÉTICA

Organizado por la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Nación en colaboración con GLOBE Internacional, se llevó a cabo el primer seminario “Despegue del mercado de generación distribuida en Argentina”, espacio en donde se debatió sobre el actual desarrollo de la energía renovable distribuida en las provincias del país.

Energía Distribuida

Referentes del sector, tales como Sebastián Kind, subsecretario de Energías Renovables y Eficiencia Energética; Juan Carlos Villalonga, diputado nacional y presidente de GLOBE Internacional; Maximiliano Morrone, director nacional de Promoción de Energías Renovables y Eficiencia Energética junto a Ignacio Romero, director de Generación Distribuida, pusieron en órbita de conocimiento a los más de 2000 asistentes a este seminario en formato online, acerca de la instalación de sistemas de generación distribuida.

Con la promulgación de la Ley 27.424, actualmente, el sector se encuentra en pleno desarrollo. Existen 140 proyectos de alta potencia; de estos, hay 42 en operación comercial y 98 en plena construcción. Se espera que antes de fin de año estén conectados cerca de 70, con una inversión de 7200 millones de dólares, por un número cercano a los 5000 megavatios nuevos de potencia renovable en el sistema interconectado.  Esto se traducirá -según destacaron los expositores del Seminario- en una menor demanda en las redes de distribución, como también en un ahorro económico sustancial.

Actores y lineamientos

Durante la actividad, también se destacó –y explicó- la función de los cuatro actores primordiales dentro de este nuevo sistema de generación distribuida, en donde el usuario-generador, es el cliente del distribuidor que ha conectado un equipo de generación distribuida en términos de la Ley 27.424.

Después está el distribuidor, quien cumple el rol de prestador del servicio de distribución de energía eléctrica.

Por su parte, el Ente regulador es quien controla el cumplimiento de la normativa técnica y los requerimientos de la Ley. Regula las tarifas de los servicios, además de aplicar sanciones por incumplimiento. Siendo este un intermediario entre el usuario-generador y el distribuidor.

Y por último, la Autoridad de Aplicación de este régimen es la Secretaría de Gobierno de Energía, quien ha delegado facultades y funciones en la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética, establece objetivos nacionales y lineamientos generales, determinando la normativa técnica y los estándares de calidad, además de implementar los mecanismos de promoción y fomento, verificando el cumplimiento de los objetivos propuestos.

Diagrama
Fuente: Subsecretaría de Energía Renovables y Eficiencia Energética – Secretaría de Energía – Ministerio de Hacienda – Presidencia de la Nación.

Potencia máxima permitida

Según se expuso, un hito que llevó a arribar a este marco regulatorio es la resolución 314, que ya a finales de 2018, entre varias cuestiones, destaca que pone una potencia máxima para instalarse de 2 MW, lo que permite que el 90% de los usuarios tengan la posibilidad de instalar su sistema.

La potencia máxima que un usuario puede conectar es la que tiene contratada con la empresa distribuidora de energía eléctrica. Si se tiene contratado 20 kW de potencia con su distribuidor, puede conectar a la red un equipo de generación distribuida con una potencia que no supere los 20 kW.

Para usuarios residenciales, en general pueden conectar a la red equipos de hasta 10 kW; siendo el límite máximo para generación distribuida de 2 MW.

La energía excedente inyectada será medida y registrada, a través de un medidor bidireccional, de la misma manera que la energía que se consume. Los valores se verán reflejados en la factura del distribuidor, figurando los kWh inyectados, los kWh demandados y los precios correspondientes a cada uno de ellos.

Con el pedido de cambio de medidor bidireccional, tal como establece la norma y a través de la plataforma, se discriminará la energía inyectada.  Donde, por cada unidad de energía medida en kWh que el usuario-generador inyecte en la red, recibirá una compensación económica que corresponderá al precio que el distribuidor compra la energía eléctrica y su transporte en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), publicado en el cuadro tarifario de cada distribuidor.

El esquema adoptado en la ley nacional N° 27.424 es el de “Balance Neto de Facturación”, en el cual el valor total a pagar por el usuario-generador será el resultante de la diferencia entre el valor monetario de la energía demandada de la red y el de la energía inyectada en la red antes de impuestos. Si por la compensación resulta un saldo positivo, se configurará un crédito a favor del usuario-generador.

Más información: www.argentina.gob.ar/energia

Ver también:

“Generación distribuida”, el mercado energético al alcance de todos

LA INNOVACIÓN COMO FUENTE DE TRANSFORMACIÓN DEL ACTUAL SISTEMA ELÉCTRICO