Un sistema que permitirá el almacenamiento del exceso de energía eólica en piedras

Retienen la energía en forma de calor a una temperatura de más de 600 grados Celsius.

Energía eólica en piedras

Un nuevo sistema de almacenamiento llamado Future Energy Solution (FES), que es capaz de guardar el exceso de energía generada en los parques eólicos durante varias horas o incluso un día entero, está siendo desarrollado por Siemens en colaboración con la Universidad de Tecnología de Hamburgo y la compañía Hamburg Energie.

La tecnología es muy simple: primero, se convierte el superávit de la energía en calor, que después es soplado hacia un compartimiento aislado con piedras en su interior. Estas rocas se calientan hasta alcanzar una temperatura superior a 600°C. Luego, una vez almacenada en calor, si hay un aumento en la demanda de energía, las rocas calientan un flujo de aire que se conduce a un ciclo de vapor para generar electricidad nueva.

Desde hace unos años, el sistema ha sido puesto en marcha como una planta experimental en el campus de Siemens en Erlagen, donde ahora los expertos están investigando el fenómeno de transmisión de calor en contenedores llenos de piedras. “Es muy importante que entendamos el fenómeno de transmisión de calor en los sistemas de almacenamiento para poder incrementar su eficiencia global y poder construir una central de energía a gran escala”, manifestó Vladimir Danov, el director del proyecto.

El sistema se ha estado probando en una planta a pequeña escala en Hamburgo, que está situada en un contenedor de aproximadamente cinco metros de longitud, y además de las piedras, también cuenta con casi trece mil bolas de cerámica. “La ventaja de utilizar bolas de cerámica es que todas tienen el mismo tamaño y forma, lo que hace más fácil calcular el proceso de transmisión de calor dentro del compartimiento”, explicó Danov.

Sin embargo, las bolas de cerámica no podrán ser utilizadas en una planta de tamaño real, ya que son demasiado costosas. Por eso, los investigadores han seleccionado varios tipos de piedras naturales para la instalación. Cuanto mayor sea la estabilidad térmica de las piedras, más duradero y eficiente será el sistema de almacenamiento. “Sólo vamos a utilizar las bolas de cerámica para esta fase experimental. El próximo paso lo realizaremos con piedras naturales para poder estudiar cómo influyen las formas irregulares y los distintos materiales en el transporte de calor”.

Pero, el mayor desafío es cómo medir los procesos de transporte de calor dentro del contenedor. Con el objetivo de obtener los resultados más detallados posibles, los investigadores han instalado cerca de cincuenta termopares en el sistema de almacenamiento, para medir la temperatura, los volúmenes de flujo de aire y gradientes de presión en varios puntos del recipiente.

Ver también:
Energía renovable para proyecto minero
Alianza estratégica para el mercado de las renovables en Argentina

Más información: www.hamburgenergie.de