CÓMO ES PENSAR LA ENERGÍA DE FORMA HOLÍSTICA

De manera global, el sistema eléctrico experimenta una importante transformación. Su desarrollo evolutivo pasa de ser un sistema de electricidad basado en tecnologías de generación, transmisión y distribución centralizadas a uno que también comprende tecnologías distribuidas, digitalmente mejoradas y con bajas emisiones de carbono.

Ge Energía

Esta tensión entre lo tradicional y lo emergente, lo físico y lo digital, lo grande y lo pequeño convergen en la creación de una nueva red energética. Conscientes e implicados en estos cambios, GE elaboró un documento teniendo en cuenta las premisas enunciadas más arriba. Lo que sigue, es un escueto resumen de esta ponencia, que pone en escena el reto de tener en cuenta y promover las tecnologías emergentes, como también mejorar las tradicionales para que puedan operar juntas en el sistema eléctrico del siglo XXI.

La dinámica transformación de la electricidad

La magnitud y la ubicación del crecimiento de la demanda de electricidad no son lo único que se está transformando en el panorama energético de este siglo. Al más alto nivel, el cambio viene motivado por tres importantes tendencias: el surgimiento de tecnologías digitales, la llegada de sistemas de energía distribuida

cada vez más asequibles y la descarbonización gracias a la maduración de las opciones de energías renovables y bajo consumo.

La convergencia de estos tres factores está dando lugar a un crisol de transformación que redefinirá el panorama energético global de maneras antes inimaginables. Estos factores también están cambiando la composición de los consumidores de electricidad a medida que surgen nuevos clientes con diferentes necesidades y preferencias. La transformación de la electricidad es un avance positivo para la humanidad y el planeta: ahora se disponen de soluciones energéticas cada vez más asequibles, fiables, sostenibles y personalizables. De hecho, el continuo dinamismo del sistema de energía eléctrica global forma parte de lo que Edison creó en 1882.

Sistema Energético

Descentralización

Este es un aspecto en el que GE trabaja, es decir tender hacia sistemas de energía descentralizados y más pequeños que satisfagan las necesidades de electricidad distribuida al contrario planteo de las tradicionales plantas generadoras centralizadas que distribuyen electricidad a través de redes T+D.

Es que la tendencia está motivada por los avances tecnológicos, de los que GE y otros fabricantes de equipos generadores de menos de 100 MW participan. Conjuntamente conocidos como tecnologías de energía distribuida, las turbinas aeroderivativas, los motores 16/GE alternativos y los sistemas de energía solar fotovoltaica se están implantando cada vez en mayor volumen a lo largo de redes de transmisión y en puntos remotos.

Los tradicionales motores alternativos diésel y de gas natural, incluidas las líneas de productos Jenbacher y Waukesha de GE, continúan experimentando mejoras en su rendimiento. Su pequeño tamaño y su fiabilidad los convierten en el generador elegido en numerosas aplicaciones en todo el mundo, especialmente las remotas. Asimismo, las turbinas de gas pequeñas continúan mostrando un mejor funcionamiento. La tecnología, presentada por GE en 1959, se ha ido perfeccionando gradualmente para mejorar su rendimiento y flexibilidad.

En 2016, los pedidos industriales de motores alternativos distribuidos y turbinas de gas alcanzaron 45 gigavatios (GW). Otro aspecto ventajoso de los sistemas de electricidad distribuida es su capacidad de satisfacer las necesidades de calefacción, refrigeración o vapor de los usuarios finales.

Los generadores descentralizados y distribuidos como los motores alternativos, las turbinas de vapor y las turbinas de gas pueden suministrar múltiples productos para satisfacer las necesidades de electricidad, calefacción, refrigeración y vapor de los clientes. Cuando funcionan en modo de generación de calor y electricidad combinada (CHP, por sus siglas en inglés) o trigeneración, las tecnologías distribuidas muestran eficiencias totales de cerca del 90%.

Otra parte importante del movimiento de descentralización, es el papel de soluciones de almacenamiento de energía modulares cada vez más asequibles, como las baterías. Estas soluciones permiten que los sistemas de electricidad distribuida almacenen energía a partir de fuentes de generación variables y la descarguen en los periodos de mayor demanda.

Smart City

Digitalización

El concepto del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) nació en 1994. La idea fundamental consistía en acoplar sensores a objetos comunes para conectarlos a Internet. Para 2010, las innovaciones en las tecnologías de la información ya permitían aplicar el IoT a la maquinaria industrial. Este avance llevó al Internet Industrial de las Cosas (IIoT). El IIoT abre una serie de aplicaciones y crea potencial de optimización en todos los sectores.

En el caso concreto de la electricidad, se han desarrollado aplicaciones de IIoT para operar y controlar redes de T+D a fin de mejorar el rendimiento de las centrales eléctricas independientes y agrupadas, así como de optimizar los sistemas de microrredes híbridos. La unión de lo físico y lo digital en todos los sectores está revolucionando la forma de funcionar de las máquinas, reduciendo los costos y generando un ahorro de recursos.

Recientes análisis de GE e Intel sugieren que con solo ampliar unas pocas soluciones digitales a escala global, las emisiones de dióxido de carbono anuales se podrían reducir hasta en 823 millones de toneladas métricas (Tm), lo cual equivale aproximadamente a un 45% de las emisiones de las centrales estadounidenses en 2015. Del mismo modo que los sistemas de control independientes son esenciales para el funcionamiento óptimo de instalaciones individuales, las soluciones digitales ya pueden integrar plantas generadoras y sistemas de energía enteros para maximizar su productividad total.

Este enfoque adquirirá más importancia a medida que las instalaciones que funcionan en la red se enfrenten a la creciente presión económica de operar de manera eficiente y a un bajo costo. A medida que los sistemas eléctricos modernos se vuelven cada vez más híbridos, la digitalización adquiere mayor importancia para integrar el sistema a nivel de T+D. En el último decenio, ha habido un mayor esfuerzo por aplicar las tecnologías de la información a la red para hacerla más inteligente.

Energía Emergente

Múltiples interacciones de un sistema

Con un legado de 125 años, GE adopta un enfoque holístico asociándose con sus clientes para conocer sus desafíos y explorar posibles soluciones. Esta estrategia incluye aportar lo mejor, desde competencia técnica hasta conocimientos específicos de cada tecnología. “No hay una manera mejor de ayudar a nuestros clientes a prosperar y triunfar en un mundo incierto”, se desprende del informe.

En cuanto a distribución de la energía, GE continúa centrándose en el segmento de electricidad distribuida a través de soluciones energéticas en sus líneas de productos Jenbacher, Waukesha y de turbinas aeroderivativas.

Después de un decenio siendo una parte fundamental del mercado de energía solar fotovoltaica con sus ofertas de inversores, la empresa pone ahora a disposición de sus clientes soluciones de desarrollo de proyectos de energía solar fotovoltaica llave en mano. Para eso, ha seleccionado cuidadosamente una serie de proveedores de equipos de energía solar fotovoltaicas para ofrecer a los clientes las mejores tecnologías a los precios más competitivos. Todas estas soluciones están disponibles para usuarios de todas las categorías, desde clientes de servicios públicos preexistentes hasta nuevos clientes comerciales e industriales.

La transición que se está desarrollando actualmente está cambiando drásticamente los modelos de negocio y tecnologías tradicionales. Está generando presiones y oportunidades en todo el sector energético. La posición y el papel de los sistemas y tecnologías tradicionales se están reorganizando a medida que surge un nuevo sistema eléctrico digitalmente mejorado y totalmente integrado.

En respuesta a esta reorganización, se presentan nuevas soluciones para enfrentar el surgimiento de la electricidad distribuida, energía renovable y el incremento de la eficiencia energética. La transición de lo viejo a lo nuevo es disruptiva y conlleva incertidumbre, donde esta transformación se da acorde al ritmo y velocidad de las distintas geografías en todo el mundo. Momentum donde la creatividad y la flexibilidad serán claves para adaptarse creativamente a esta nueva era.

Más información: www.ge.com

Ver también:

UN DISYUNTOR, CLAVE PARA EL ACCESO A ENERGÍAS RENOVABLES

EL PRIMER PASO HACIA EL AHORRO ENERGÉTICO Y LA AUTOMATIZACIÓN